Puedes suscribirte al RSS

Introduce tu Email

19 de junio de 2017

El dormitorio de Van Gogh en Arlés: tres versiones

Marga Fdez-Villaverde
Vincent Van Gogh, El dormitorio de Van Gogh en Arlés (1ª versión, octubre 1888, Museo Van Gogh, Ámsterdam)
¿Habrá alguien en el mundo a quien no le guste este cuadro? Es una de las mejores obras de Vincent Van Gogh y una de las pinturas más conocidas de todos los tiempos. Pero lo que mucha gente no sabe es que existen tres versiones de ella, todas igual de buenas aunque con pequeñas diferencias, que trataré de explicar aquí apoyándome en lo que el propio Van Gogh dejó escrito en sus cartas.

El dormitorio de Van Gogh era una de las habitaciones de la famosa Casa Amarilla que el artista había alquilado en Arlés. Era una vivienda de dos pisos bastante pequeña, o mejor dicho media vivienda, porque en la otra mitad del edificio había un colmado, como podemos ver en el cuadro que pintó el artista en esa época. La mitad de Van Gogh era la que tenía las contraventanas pintadas de color verde y la ventana de su dormitorio es la del piso de arriba a la izquierda. La casa estaba situada en la Place Lamartine, frente a unos jardines, muy cerca del río Ródano y de la estación. Pero si alguien va de visita a Arlés, que no se moleste en buscarla porque la bombardearon en la Segunda Guerra Mundial.

Vincent Van Gogh, La casa amarilla (octubre 1888, Museo Van Gogh, Ámsterdam)
Vista aérea de Arlés. Es la casa doble pequeña que vemos frente a los jardines, no la grande de atrás.
La Casa Amarilla de Arlés, tal y como la vemos en el cuadro de Van Gogh.
La Casa Amarilla en ruinas, por aquel entonces se había convertido en un restaurante.
Aunque en el cuadro no se aprecia, en las fotos podemos ver que no era rectangular del todo, sino ligeramente trapezoidal. Van Gogh utiliza una perspectiva algo distorsionada para pintar el cuadro de su dormitorio, pero lo cierto es que la pared del fondo tampoco era recta, así que esta sensación de inestabilidad que transmite la obra no es solo culpa suya.

Cuando pintó su dormitorio, Van Gogh llevaba un par de días reposando, encerrado en casa, por culpa del mistral y porque, después de varios días de trabajo extenuante, notaba la vista fatigada (algo frecuente en artistas que pintaban en el exterior, expuestos a la intensa luz del sol). En una breve carta que le escribe a su hermano Theo el 16 de octubre de 1888, Vincent explica cómo es el cuadro que está pintando, El dormitorio de Van Gogh en Arlés, y le envía un boceto, describiendo de forma minuciosa los colores de los diferentes elementos (ahora con las fotos lo tenemos muy fácil, pero en aquel entonces había que tirar de dibujos y descripciones, aparte de confiar ciegamente en la imaginación del que recibía la carta).

Carta de Vincent a Theo Van Gogh. Arlés, 16 octubre 1888
Carta de Vincent a Theo Van Gogh. Arlés, 16 octubre 1888
Esta vez es simplemente mi dormitorio, pero ahora es el color el que deberá encargarse de todo y, mediante su simplificación, dar un estilo más grandioso a las cosas, para sugerir reposo o sueño en general. Es decir, mirar el cuadro debería descansar la mente, o más bien la imaginación. Las paredes son violeta claro. El suelo es de baldosas rojas. La madera de la cama y las sillas son amarillo mantequilla fresca. La sábana y las almohadas, verde limón muy claro. La manta, rojo escarlata. La ventana, verde. La mesa del lavabo, naranja y la palangana, azul. Las puertas, lila. Y eso es todo, nada más en esta habitación con las contraventanas cerradas. La solidez de los muebles debe expresar también un reposo inquebrantable. Retratos en las paredes, un espejo, una toalla de manos y algunas ropas. El marco, como no hay blanco en el cuadro, será blanco. Esto es para vengarme del reposo forzado que me he visto obligado a cumplir. Mañana seguiré trabajando en él durante todo el día, pero como puedes ver el concepto es simple. Las sombras y las sombras proyectadas las he suprimido, está coloreado con tintas planas, como una estampa japonesa. (Arlés, 16 octubre 1888)
Al día siguiente, el 17 de octubre de 1888, escribe a Gauguin para contarle más o menos lo mismo, incluyendo otro boceto del cuadro. Los colores que menciona en esta segunda descripción coinciden con los de la carta a Theo, pero no con los del cuadro. Vamos a verlo otra vez...

Primera versión del dormitorio de Van Gogh en Arlés (Museo Van Gogh)
Es más que evidente que las paredes no son violeta, las puertas no son lila, ni el suelo rojo. ¿Qué ha pasado aquí? ¿Cambió Van Gogh de idea y modificó la obra después de escribir las cartas? No, para nada. El problema es que algunos de los pigmentos rojos que utilizaba no eran de buena calidad y el color se ha desvaído con el paso del tiempo, cambiando de tono. Por eso el suelo lo vemos rosa y los tonos lila y violeta han pasado a ser azules. En este enlace, podéis ver el estudio que hicieron en el Museo Van Gogh de Ámsterdam al respecto: Research in progress: Discoloration of Van Gogh's 'Bedroom'.

Los dos retratos que están colgados sobre la cama no son inventados, son dos de las obras que pintó Vincent en esa época, El poeta y El amante, los retratos del pintor belga Eugène Boch y del teniente zuavo Paul-Eugène Milliet respectivamente, de los pocos amigos que había hecho en Arlés. La gran ilusión de Van Gogh era pintar humanos, pero como no tenía dinero para pagar modelos y le costaba horrores hacer amigos, la mayor parte del tiempo se tenía que conformar con pintar paisajes, bodegones y autorretratos. Por ese motivo tenía estas dos obras colgadas en su dormitorio, porque eran importantes para él, desde el punto de vista artístico, pero también sentimental.

Vincent Van Gogh, El poeta (1888, Museo d'Orsay, París) y El amante (Museo Kröller-Müller, Otterlo9
Hasta aquí todo perfecto. Un cuadro magnífico que pretendía transmitir calma y reposo, aunque el efecto que consigue es más bien el contrario (al menos para el común de los mortales, porque supongo que a él sí que le relajaba). Una habitación de muebles sencillos y rústicos, sin barnizar, tal y como era él, con esas sillas que más tarde utilizaría para pintar un curioso bodegón que es a la vez autorretrato: La silla de Van Gogh (clic en el enlace para verlo explicado).

Vincent Van Gogh, La silla de Van Gogh (1888, National Gallery, Londres)
¿Qué le llevó entonces a pintar otras dos versiones del cuadro? Cuando Van Gogh estuvo internado en el hospital de Arlés, después de cortarse el lóbulo de la oreja, el Ródano se desbordó, inundando la casa, que estaba cerca. El agua dañó algunas de las obras, el dormitorio entre ellas. Poco antes de entrar en el hospital psiquiátrico de Saint-Rémy, Vincent le envía a su hermano Theo una caja llena de cuadros y le pide que mande forrar esta obra en concreto. El forrado o reentelado consiste en pegar al lienzo una tela nueva por detrás, para darle más firmeza. Es un procedimiento que tiene cierto riesgo y como a Theo le gustó mucho la obra, prefirió enviársela a Vincent de nuevo para que hiciese una copia, por si las moscas se estropeaba el original. Y eso hizo, pintó una copia del mismo tamaño, prácticamente igual, pero sustituyendo los retratos de Eugéne Boch y del teniente Milliet por un autorretrato no identificado y la imagen de una mujer rubia desconocida. Esta es la versión que se conserva en el Art Institute of Chicago.

Vincent Van GoghEl dormitorio de Van Gogh en Arlés (2ª versión, septiembre 1889, Art Institute of Chicago)
A finales de ese mismo mes de septiembre, Van Gogh decide hacer copias de varias de sus obras para enviárselas a su madre y a su hermana Wil. Una de estas obras es el dormitorio, aunque esta vez lo pinta en un lienzo ligeramente más pequeño y vuelve a cambiar los cuadros, esta vez por un autorretrato con el rostro afeitado, que fue una de las obras que les envió, y el retrato de una mujer morena que tampoco se ha identificado. Esta es la versión que encontramos en Museo d'Orsay de París. En una carta que le escribe a su hermana Wil el 21 de octubre de 1889, vuelve a hablar del cuadro:
Como te digo, es casi una absoluta necesidad para mi enviar varios de mis trabajos a Holanda, y si consigues que acepten alguno, te estaré agradecido. Probablemente, el interior te parecerá el más feo de todos ellos, una habitación vacía con una cama de madera y dos sillas, aunque lo he pintado dos veces a mayor escala. Quería conseguir un efecto de simplicidad como el que describe Felix Holt. Diciéndote esto, seguro que entenderás el cuadro rápidamente, pero es probable que a los demás, si no están advertidos, les parezca ridículo. Sin embargo, crear algo simple con colores brillantes no es fácil, y creo que puede ser útil demostrar que se puede ser sencillo utilizando algo más que el gris, el blanco, el negro y el marrón. Esa es la razón de ser de este cuadro. (Saint-Rémy, 21 octubre 1889) 
Vincent Van GoghEl dormitorio de Van Gogh en Arlés (3ª versión, septiembre 1889, Museo d'Orsay, París)
Vincent era consciente de que sus familiares y amigos en Holanda no iban a entender su arte, pero aún así se veía obligado a enviarles algunas muestras. Le pidió a su madre que tuviese paciencia y que no se deshiciese de ellos, que dejase pasar el tiempo para poder juzgar si le gustaban o no.

El único que comprendió de verdad el cuadro fue su hermano Theo, que lo consideraba, en términos de color "como un ramo de flores" (se refería a la segunda versión). En una conmovedora carta, escrita el 16 de junio de 1889, cuando decide devolverle el dormitorio para que haga la primera copia, Theo le dice, refiriéndose a los cuadros que Vincent le había enviado desde Arlés:
Hay en todos ellos una fuerza en el color que no habías conseguido hasta ahora, que en sí misma es una cualidad rara, pero tú has ido aún más allá. Hay quien se ocupa de buscar el símbolo a base de torturar la forma, yo lo veo en muchos de tus cuadros, mediante la expresión de la síntesis de tus pensamientos sobre la naturaleza y los seres vivos, que tú sientes fuertemente unidos. ¡Pero cómo debe haber trabajado tu mente y cómo te has puesto en peligro para llegar al punto extremo en que el vértigo es inevitable! Por eso, mi querido hermano, cuando me dices que estás trabajando de nuevo, me alegro en parte, porque el trabajo te permite evitar ese estado en el que caen muchos de los desgraciados que están internados en el establecimiento en el que estás, pero pienso en ello con cierta inquietud, porque antes de que te recuperes completamente no deberías arriesgarte a entrar en esas regiones misteriosas que parece que uno puede rozar ligeramente, pero no entrar con impunidad. No te hagas más daño del necesario, porque si te limitas a hacer un simple relato de lo que ves, hay suficientes cualidades en tus lienzos para perdurar. (París, 16 junio 1889)
Theo captó el mensaje de las obras de su hermano, unos cuadros que representaban una realidad alternativa, filtrada a través de los ojos, los sentimientos y las ideas del artista. Los colores intensos, las formas distorsionadas y las pinceladas empastadas se alejan de la realidad visible para transmitir el estado anímico de Van Gogh al pintar la obra. Son cuadros expresionistas, pintados con sangre, en los que el artista está obligado a dejar un trozo de su propia vida.

Las tres versiones de El dormitorio de Van Gogh en Arlés (Museo Van Gogh, Art Institute of Chicago y Museo d'Orsay)
El dormitorio de Van Gogh en Arlés representaba ese hogar que Vincent había montado con tanto cariño, las esperanzas que había puesto en ese taller de artistas que finalmente le salió rana. Cuando pintó la primera versión del cuadro, todavía estaba ilusionado por la inminente llegada de Gauguin. Cuando pintó los otros dos, el sueño ya se había roto. Sin embargo, las diferencias entre los tres lienzos son mínimas. Que cada cual se quede con el que más le guste.

Para acabar, os dejo con un vídeo muy interesante del Art Institute of Chicago, en el que se hace una recreación del color original que pudo tener el cuadro. También se comparan desde un punto de vista técnico las tres versiones, que estuvieron allí expuestas recientemente.


Marga Fdez-Villaverde / Historia del arte - Gestión Cultural

Autora de los blogs Harte con Hache y El cuadro del día. Organizo visitas a museos y exposiciones en Madrid e imparto cursos online sobre arte.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib