Puedes suscribirte al RSS

Introduce tu Email

27 de enero de 2015

Salomé, la stripper de la Biblia (1)

Marga Fdez-Villaverde
Gustave Moreau, La aparición (detalle, 1876), Museo d'Orsay, París. 
¿Cuántos artistas han caído en las redes de Salomé, la femme fatale de la Biblia? La historia de su famoso baile y la posterior decapitación de San Juan Bautista ha seducido a pintores y escultores de todas las épocas con esa combinación explosiva de sensualidad, morbo y violencia que tan bien ha funcionado siempre en el arte. Sería imposible despachar este complejo tema iconográfico en una única entrada, así que he decidido dedicarle una serie de artículos en los que intentaré explicar la evolución de este personaje tan fascinante, que empezó siendo una chica obediente y acabaron por convertirla en una malvada comehombres.
Herodes había mandado prender a Juan y le había encadenado en la prisión a causa de Herodías, la mujer de su hermano Filipo, con la que se había casado. Pues decía Juan a Herodes: no te es lícito tener la mujer de tu hermano. Y Herodías estaba enojada con él y quería matarle, pero no podía, porque Herodes sentía respeto por Juan, pues sabía que era un hombre justo y santo, y le amparaba, y cuando le oía estaba muy perplejo, pero le escuchaba con gusto. Llegado el día oportuno, cuando Herodes en su cumpleaños ofrecía un banquete a sus magnates, a los tribunos y a los principales de Galilea, entró la hija de Herodías y, danzando, gustó a Herodes y a los comensales. El rey dijo a la muchacha: pídeme lo que quieras y te lo daré. Y le juró: cualquier cosa que me pidas te la daré, aunque sea la mitad de mi reino. Saliendo ella, dijo a su madre: ¿qué quieres que pida? Ella le contestó: la cabeza de Juan el Bautista. Entrando luego con presteza, hizo su petición al rey, diciendo: quiero que al instante me des en una bandeja la cabeza de Juan el Bautista. El rey, entristecido por su juramento y por los convidados, no quiso desairarla. Al instante envió el rey un verdugo, ordenándole traer la cabeza de Juan. Aquél se fue y le degolló en la cárcel, trayendo su cabeza en una bandeja, y se la entregó a la muchacha, y la muchacha se la dio a su madre. (Marcos, 6:17-29)
Así es como está narrada la muerte de San Juan Bautista en el evangelio de San Marcos (también aparece en el de San Mateo, pero ese no lo copio porque es casi igual: 14: 1-12). Sin embargo, para poder entenderla como es debido, necesitamos conocer, aunque solo sea por encima, la biografía de sus principales protagonistas: Herodes Antipas, Herodías y Salomé, pertenecientes todos ellos a la dinastía de Herodes I el Grande. Este Herodes el Grande, rey de Judea durante la dominación de los romanos, fue el que intentó engañar a los Reyes Magos y el que acabó con toda la población infantil masculina de Belén en la famosa matanza de los inocentes. La historia de la familia de Herodes el Grande es digna de uno de esos culebrones clásicos de sobremesa, tipo Dinastía o Falcon Crest. El señor se casó diez veces y tuvo un porrón de hijos e hijas, que acabaron casándose a su vez con sobrinos y sobrinas (muy endogámico todo). Cuando murió, el reino fue dividido entre tres de sus hijos: Herodes Arquelao, Filipo el Tetrarca y Herodes Antipas (el protagonista de nuestra historia).

James Tissot, Herodes Antipas (1886-1894), Brooklyn Art Museum, Nueva York
Otra de las hazañas de Herodes el Grande fue mandar ejecutar a su segunda esposa, Mariamna I, y a dos de los hijos varones que tuvo con ella, Aristóbulos IV y Alejandro, porque pensaba que estaban conspirando contra él (probablemente fuese cierto porque tenía enemigos a mansalva). Este Aristóbulos era el padre de Herodías, que al quedarse huerfanita fue entregada en matrimonio a su tío Herodes II, otro de los hijos de Herodes el Grande.

El caso es que Herodes Antipas, cuando ya era rey de Galilea, se enamoró locamente de su sobrina Herodías y repudió a su esposa legítima para poder casarse con ella. Herodías, por su parte, tuvo que divorciarse de su marido Herodes II, que era hermano por parte de padre de Herodes Antipas. Esto fue todo un escándalo porque, para los judíos, el que un hombre se casase con la mujer de su hermano era considerado un incesto. Según la Biblia, esto era lo que criticaba San Juan Bautista, que iba por ahí echando pestes de la pareja ante todo el que quisiera oírle.

Jacob Backer, San Juan Bautista acusando a Herodes y Herodías (1633), Fries Museum, Leeuwarden
Paul Delaroche, Herodías (1886-1894), Wallraf-Richartz Museum, Colonia
Y llegamos ya al cuarto protagonista de la historia, San Juan Bautista, el primo hippy de Jesucristo, que cuando era adolescente decidió marcharse de casa para ir a meditar al desierto. Allí se pasó varios años, alimentándose con una dieta de lo más nutritiva a base de miel y saltamontes. Es un personaje muy fácil de identificar en el arte, por su aspecto demacrado y desaliñado. Va vestido con una túnica de pieles sujeta por un cinturón y a veces también un manto, luce barba de muchos días y va siempre muy despeinado. Algunos artistas le pintan moreno y arrugado, por culpa del exceso de sol. Sus atributos son una cruz larga hecha de caña, el cordero que simboliza a Jesucristo y la concha que usaba para bautizar a sus seguidores en el río Jordán (no tiene porqué llevarlos siempre todos).

Jan van Eyck, San Juan Bautista (detalle del Políptico del Cordero Místico, 1432)
Catedral de San Bavón, Gante
Tiziano, San Juan Bautista (h.1530-1532), Galleria dell!Accademia, Venecia
Después de esta temporada en el desierto, en la soledad y el silencio más absolutos, San Juan Bautista decidió convertirse en un predicador de éxito y acabó rodeado por una legión creciente de admiradores que seguían todos sus pasos (realmente, era un hombre de extremos). En realidad, Herodes Antipas ordenó encarcelar a San Juan Bautista por motivos políticos. El profeta era muy buen orador, tenía bastante influencia sobre la gente y podía promover una revuelta si se le cruzaban los cables, por muy pacifista que dijese ser. Por tanto, es muy poco probable que Herodes mandase que le cortasen la cabeza solo porque se había venido arriba con el bailecito de su hijastra. Al fin y al cabo, la muerte del Bautista podía haber sublevado a sus seguidores, cosa que finalmente no sucedió. Indudablemente, a efectos artísticos y literarios, queda mucho mejor la versión de la Biblia y con ella seguiremos en la siguiente entrada, en la que veremos algunas de las representaciones medievales de este tema iconográfico. Os dejo a la espera con este simpático San Juan Bautista del pintor flamenco Geertgen tot Sint Jans.

¡Hasta el domingo!

Geertgen tot Sit Jans, San Juan Bautista en el desierto (h.1495), Gemäldegalerie, Berlín

Marga Fdez-Villaverde / Historia del arte - Gestión Cultural

Autora de los blogs Harte con Hache y El cuadro del día. Organizo visitas a museos y exposiciones en Madrid e imparto cursos online sobre arte.

10 comentarios:

  1. moureaui tiene unos cuantos salomés, pero no me acuerdo del del louvre, o no me fije, está curioso
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tela... Como que me he equivocado. ¡Está en el d'Orsay! Las prisas son muy malas, jajaja. Gracias por el aviso :-)

      Eliminar
    2. Entoas maneras, aguaeras,.. que decimos por castilla...

      Gustave Moreau (1826-1898) La aparición Non datée Acuarela Alt. 106; Anch. 72,2 cm.París, museo de Orsay, conservado en el departamento de Artes Gráficas del museo del Louvre Donación de Charles Hayem, 1898© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Jean-Gilles Berizzi

      No son prisas, Marga,... por cabezonería, me he puesto a perder un poco el tiempo, y ¡¡realmente está en el Louvre!!, pero es que hacen equivocarse al más pintao,
      Si la propiedad es del Orsay ¿Qué co-ño hace en el Louvre?,
      Además si lo lées está en el departamento de artes gráficas, (vaya usté a saber en que sótano está...)

      El capitel de Gilabertus del siguiente post es una preciosidad, (no lo conocía), ahora gracias a usted si.
      Un saludo y al degüello, juas

      Eliminar
  2. Esa presentación de "el primo hippy de Jesuscristo" me ha gustado.
    Como siempre muy interesante lo que cuentas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Josep, ahora mismo me pongo con la segunda parte, a ver hasta donde llego...

      Eliminar
  3. La esperamos con gusto, un abrazo! :)

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. ME ENTUSISMAN TUS COMENTARIOS Y ANÁLISIS. ANIMO. ME ENCANTA TU BLOG

    ResponderEliminar
  6. Marga, muchas gracias por crear y sostener este espacio, la verdad es que disfruto muchisimo de tus entradas!, espero pronto puedas sacar tu libro y sin duda alguna no me lo perdere! Un fuerte Abrazo desde Cba- Argentina.

    ResponderEliminar
  7. Esto es increíble gran post que he leído antes. Te estoy apreciando que ha ayudado a tantos lectores a través de este post. Espero que muchos lectores de este consiguieron grandes ideas de this.The cosmovisión bíblica ve la Tierra y sus ecosistemas como el efecto de la creación de un Dios sabio y así, por lo tanto robusto, sólido, y la auto-regulación, como el producto de cualquier buen ingeniero. Gracias por tu publicación.


    Escuela de la Espiritualidad

    ResponderEliminar

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib