Puedes suscribirte al RSS

Introduce tu Email

1 de septiembre de 2014

Richard Dadd, el amigo de Osiris

Marga Fdez-Villaverde
Henry Hering, Richard Dadd pintando Contradicción: Oberón y Titania (h.1865)
Henry Hering, Richard Dadd pintando Contradicción: Oberón y Titania (h.1865) 
Este señor de mirada alucinada es Richard Dadd (1817-1886), un pintor británico de la época victoriana que, por desgracia, no es demasiado conocido por estos lares. Era el cuarto hijo de un boticario de Chatham, un pueblecito del condado de Kent. Desde niño había tenido buena mano para el dibujo y a los veinte años se fue a Londres a estudiar arte. Rápidamente se convirtió en uno de los alumnos más prometedores de la Royal Academy of Arts y encandiló a todos con su buen humor, generosidad y simpatía. Hasta aquí, todo estupendo.

En julio de 1842, Sir Thomas Phillips, un coleccionista ricachón de la época, decidió hacer el Grand Tour por Europa y Oriente Medio y contrató a Richard Dadd como dibujante, para que le pintase souvenirs de los sitios que visitasen (lo de las postales aún no se había inventado). Phillips y Dadd recorrieron juntos Bélgica, Alemania, Suiza, Italia, Grecia, Turquía, Palestina y Egipto. Todo iba a pedir de boca hasta que de repente, durante una ruta por el Nilo, Dadd empezó a charlar con el dios Osiris y a ponerse bastante violento. Su jefe lo atribuyó a una insolación y sin darle mayor importancia al tema, continuaron el viaje. Regresaron a Italia y pasaron por el Vaticano para ver al Papa en una de sus apariciones públicas. En cuanto Dadd vislumbró al pontífice, sintió una necesidad imperiosa de atacarle, que logró reprimir con gran esfuerzo. Phillips se dio cuenta de que su dibujante había perdido definitivamente la cabeza y cuando llegaron a París, en la primavera de 1843, le mandó de vuelta a Inglaterra.

Richard Dadd, Sir Thomas Phillips vestido a la turca (1842-1843), Bethlem Royal Hospital Museum, Londres
Richard Dadd, Sir Thomas Phillips vestido a la turca (1842-1843), Bethlem Royal Hospital Museum, Londres
Tras un concienzudo examen médico, el doctor aconsejó a la familia que encerrasen a Richard en un manicomio, pero no le hicieron caso. Uno de los hermanos de Dadd también estaba un poco tocado y el padre no estaba dispuesto a admitir que dos de sus seis hijos le hubiesen salido "defectuosos" (las enfermedades mentales se consideraban una tara en esa época).

El 28 de agosto de ese mismo año, Richard le pidió a su padre que le acompañase de excursión a Cobham (Kent), para poder hablar largo y tendido de sus problemas. Después de cenar juntos en la posada, fueron a dar un paseo por el parque y aprovechando que estaba oscuro y no había nadie cerca, Richard saco un cuchillo y le asesinó. Aparentemente, Osiris había vuelto a comunicarse con él y le había dicho que su padre era en realidad el diablo. También debió recomendarle que huyese inmediatamente a Francia para escapar de la justicia. En el viaje de Calais a París, Dadd intentó rebanarle el gaznate a un pobre pasajero que iba con él y que supuestamente era otro de los enemigos de Osiris. Por suerte, el hombre pudo defenderse y Dadd fue arrestado por la policía francesa. Varios meses más tarde, le extraditaron a Inglaterra.

Richard Dadd pasó el resto de su vida encerrado en sanatorios psiquiátricos, primero en el Bethlem Hospital de Londres, donde estuvo veinte años, y luego en un hospital de Broadmood, donde fallecería a los 69 años enfermo de tuberculosis. Contra todo pronóstico, fue un paciente tranquilo y pacífico que se pasaba las horas muertas pintando unos pequeños cuadros detallistas y minuciosos, plagados de hadas, duendes, gnomos y demás personajes mágicos.

Richard Dadd, Contradicción: Oberón y Titania (1854-1858), colección particular
Richard Dadd, Contradicción: Oberón y Titania (1854-1858), colección particular
Esta obra, titulada Contradicción: Oberón y Titania, es la que Dadd está pintando en la foto que vimos al principio. Tardó cuatro años en acabarla y se la regaló a su médico, el doctor William Charles Hood. Es una escena de la obra Sueño de una noche de verano de William Shakespeare, el escritor favorito de Dadd. En ella, aparecen Oberón y Titania, los reyes de las hadas, discutiendo por un chico indio que se esconde tras las faldas de ella. Las dos figuras de la derecha podrían ser Teseo e Hipólita, los amantes griegos de la obra, y el que está al lado de Oberón es su criado Puck. El resto del cuadro está completamente abarrotado de personajes mágicos diminutos camuflados entre la vegetación (tendréis que ampliar la imagen para verlos). Realmente, Dadd sabía cómo aprovechar un lienzo.

Su gran obra maestra es The Fairy Feller's Master Stroke (El golpe maestro del leñador de las hadas). A pesar de que es un cuadro bastante pequeño (54 x 39 cm), Dadd estuvo nueve años seguidos trabajando en él y aun así, dejó sin pintar una parte del suelo. Una vez que lo dio por terminado, escribió un largo poema para explicarlo: Elimination of a Picture and its Subject - called The Feller's Master Stroke (1865). Hay que tener en cuenta que Dadd no estaba en sus cabales y el texto resulta algo confuso pero, por lo menos, ha permitido identificar el tema representado y a muchos de los personajes de la obra.

Richard Dadd, El golpe maestro del leñador de las hadas-The Fairy Feller's Master Stroke (1855-1864), Tate Gallery, Londres
Richard Dadd, El golpe maestro del leñador de las hadas (1855-1864), Tate Gallery, Londres
En el centro del cuadro, vemos al leñador del título, con el hacha levantada sobre su cabeza, a punto de dar el golpe maestro que partirá en dos una de las avellanas del suelo. La cáscara servirá para construir un nuevo carruaje a la diminuta reina Mab, descrito por el personaje de Mercutio en Romeo y Julieta:
Her chariot is an empty hazelnut,
Made by the joiner squirrel or old grub,
Time out o' mind the fairies' coachmakers.
And in this state she gallops night by night
Through lovers' brains, and then they dream of love.
(Su carruaje es una cáscara vacía de avellana,
fabricado por la ardilla carpintera o el viejo gorgojo,
inmemorial fabricante de carruajes de hadas.
Y de este modo ella galopa noche tras noche
por el cerebro de los amantes, provocándoles sueños de amor.)
Encontrar a la pequeñísima reina Mab dentro de este cuadro tan abigarrado es una misión no apta para impacientes, y tampoco para cegatos. No os molestéis en ampliar la imagen de arriba para buscarla porque es prácticamente imposible verla, a menos que sepas de antemano donde está. En el centro de la composición, justo encima del leñador, está sentado el "Patriarca" (así es como le llama Dadd), un anciano de barbas blancas con un tocado sospechosamente parecido al del Papa (no creo que fuese casualidad). Tiene la mano derecha levantada para indicarle al leñador cuándo debe asestar el golpe. La reina Mab está sentada dentro de su carro de avellana, en el ala derecha del sombrero del Patriarca. La parte superior de su vestido es de color rojo y lleva una corona en la cabeza. En este detalle, se la ve más o menos bien.

Richard Dadd, El golpe maestro del leñador de las hadas-The Fairy Feller's Master Stroke
Richard Dadd, El golpe maestro del leñador de las hadas (detalle)
A pesar de ser una obra muy compleja, invadida por extraños personajes fantásticos de piel grisácea, la composición es francamente buena. Entre estas figurillas y el espectador, Dadd ha pintado unos cuantos hierbajos que nos excluyen de la escena, separando su mundo del nuestro (como si estuviésemos espiando desde detrás de la vegetación).

Explicar quién es cada uno de los personajes me llevaría demasiado tiempo, así que voy a pasarle el testigo a Freddie Mercury y a su legendario grupo Queen, que en 1974 dedicaron una canción a este cuadro de Richard Dadd: The Fairy Feller's Master Stroke. Cómo última curiosidad, os animo a que busquéis al boticario con su mortero, en la esquina superior derecha del cuadro: un retrato póstumo que hizo Dadd de su padre.

Vídeo de Rien van Nispen

Marga Fdez-Villaverde / Historia del arte - Gestión Cultural

Autora de los blogs Harte con Hache y El cuadro del día. Organizo visitas a museos y exposiciones en Madrid e imparto cursos online sobre arte.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib