Puedes suscribirte al RSS

Introduce tu Email

4 de julio de 2013

Adán y Eva, siete diferencias entre Tiziano y Rubens

Marga Fdez-Villaverde
Adán y Eva pintados por Tiziano (h.1550) y por Rubens (1628-1629), Museo del Prado, Madrid. 
Cuando nuestro amigo Rubens hizo su segundo viaje a España, en misión diplomática, se alojó en el Real Alcázar de Madrid. Durante los ocho meses que estuvo allí, entre septiembre de 1628 y abril de 1629, se hizo amigo íntimo de Velázquez y aprovechó para estudiar más a fondo la pintura de Tiziano copiando varias de sus obras. Una de ellas fue el espectacular lienzo de Adán y Eva que Tiziano había pintado a mediados del siglo XVI, y del que ya hemos hablado en este blog: ¡Adán, qué las manos van al pan!

Rubens se llevó su copia cuando regresó a Amberes. Pero Felipe IV, que estaba empeñado en tener las dos versiones, se la compró a sus herederos tras la muerte del artista. El Museo del Prado tiene colgados juntos los dos cuadros para que los visitantes podamos entretenernos buscando las siete diferencias. ¿Lo intentamos?

1- Rubens añade un loro a la escena. Esto lo hace para anular el efecto pernicioso del zorro que descansa a los pies de Eva. El zorro es símbolo del mal y el loro representa al bien, así que de este modo quedarían empatados. Además, el exotismo del ave y su color rojo intenso le dan más vidilla al cuadro.

Sin loro y con loro: Tiziano (izquierda) y Rubens (derecha)
2 - El niño serpiente de Rubens parece primo hermano de Chucky el muñeco diabólico, mientras que el de Tiziano tiene una cara más inocente, que podría llegar a engañar a algún incauto, siempre que no se fijase en su cola.

Tiziano (izquierda) y Rubens (derecha)
3 - El Adán de Rubens tiene el pelo más claro y no lleva esa melenilla de charri que se gasta el de Tiziano. Además, la expresión de su cara está más lograda (no puede negar que le da canguelo desobedecer al jefe).

Tiziano (izquierda) y Rubens (derecha)
4 - La mano derecha de Adán que pintó Tiziano es un churro (está solo abocetada). Rubens se esforzó mucho más, a pesar de que el dedo corazón está a punto de mandarnos a tomar... viento fresco.

Tiziano (izquierda) y Rubens (derecha)
5 -  Tiziano estampa su firma en la roca de la esquina inferior izquierda y Rubens, no. A la hora de pintar piedras, gana Tiziano por goleada.

Tiziano (izquierda) y Rubens (derecha)
6 - La figura de Eva es muy similar en cuanto a rostro, postura y volúmen. Pero es imposible pedirle a un maestro que copie a otro sin que añada algo típicamente suyo: la celulitis.

Tiziano (izquierda) y Rubens (derecha)
7 - Rubens modifica bastante la figura de Adán, cambiando ligeramente su postura y "dotándolo de mayor musculatura", como dice finamente la explicación de la web del museo (igual que esas señoras que para llamar a alguien gordo dicen que está "fuerte"). Alegraos pues rellenitos del mundo, ahora estamos todos "cachas". Además de estas modificaciones fisiológicas, el cochinote de Rubens le quita a su Adán el taparrabos vegetal, dejándole las vergüenzas al aire.

Tiziano (izquierda) y Rubens (derecha)
¿Sois capaces de encontrar alguna diferencia más?

Marga Fdez-Villaverde / Historia del arte - Gestión Cultural

Autora de los blogs Harte con Hache y El cuadro del día. Organizo visitas a museos y exposiciones en Madrid e imparto cursos online sobre arte.

1 comentarios:

  1. Análisis aceptable, aunque sin los comentarios graciosillos,estaría de 7

    ResponderEliminar

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib