16 de enero de 2013

La reina rabanera y el payaso finolis

François Clouet, Maria I de Escocia (h.1558), Royal Collection, Windsor

Esta dulce jovencita de la imagen es María Estuardo, reina de Escocia. En toda la historia de la ópera, no hay ningún personaje, por muy grosero y barriobajero que sea, que le llegue  a la suela de los zapatos en cuestión de insultos. Las lindezas que es capaz de soltar por esa boquita de piñón en la ópera Maria Stuarda de Donizetti hacen enrojecer al más ordinario.

Estos reales improperios, que transcribimos a continuación, van dirigidos nada más y nada menos que a su tía, la también reina Isabel I de Inglaterra:

Figlia impura di Bolena,
Hija impura de Bolena
Parli tu di disonore?
¿Hablas tú de deshonor?
Meretrice indegna e oscena,
Meretriz indigna y obscena
In te cada il mio rossore.
que caiga sobre ti mi vergüenza
Profanato è il soglio inglese,
¡Estás profanando el trono inglés,
Vil bastarda, dal tuo piè!
vil bastarda, con tu pie!


¡Ahí es nada! Podéis escucharlo, si vuestros delicados oídos no se resienten, en esta interpretación de la soprano norteamericana Joyce DiDonato que puede verse actualmente en el Metropolitan de Nueva York:


Vídeo del canal MetropolitanOpera

Lo gracioso del tema es que en realidad, las dos reinas nunca llegaron a conocerse. Isabel I tuvo prisionera a María Estuardo durante dieciocho años, hasta que ordenó su ejecución en 1587. En todo este tiempo, no se dignó a visitarla. La escocesa era un grano en el culo para los ingleses. Como Isabel no se había casado y no tenía descendencia, María se convertía automáticamente en la heredera del trono inglés. A ojos de Isabel, María era un "dechado de virtudes": una intrigante que conspiraba continuamente contra ella, sospechosa de haber colaborado en el asesinato de su segundo esposo, Lord Darnley, y para colmo de males, católica. Lo más prudente, por el bien del reino, era deshacerse de ella y el hacha del verdugo fue una buena opción.

El argumento que utiliza Donizetti en su ópera lo saca de una obra teatral de Schiller que poco tiene que ver con la verdad histórica. En ella, las dos reinas se pelean por el amor del conde de Leicester, que en realidad fue uno de los favoritos (y probablemente amante) de Isabel I, la supuesta "reina virgen", ejem.

Enrico Caruso como Canio para la ópera Pagliacci de Leoncavallo

Volviendo al tema de los exabruptos, la verdad es que sorprende escuchar de boca de una reina tan noble y bien educada una retahíla de insultos de esas características. Del mismo modo que sorprende el meretrice abbietta que le espeta Canio a su mujer, en la ópera Pagliacci de Leoncavallo, cuando se entera de que le ha estado poniendo los cuernos. Verdaderamente, que un payaso siciliano de fines del XIX, inculto y corto de miras, sea capaz de llamar a su señora en pleno ataque de ira "meretriz abyecta" en vez de "mala puta" es digno de admirar.

Aquí tenéis el aria en cuestión cantada por Franco Corelli hace un porrón de años. La calidad de la imagen es la que es, pero la canta de maravilla. El insulto en cuestión podéis encontrarlo en el minuto 2:38.

Vídeo del canal mijano75

Y es que en la ópera saben cómo insultar... ¿Se os ocurre algún otro ejemplo?

Por cierto, los que quieran conocer mejor el culebrón de estas dos reinas, pueden ir a ver este sábado (19 de enero) a las 19:00 la retransmisión en directo que hacen desde el Met de Nueva York a cines de todo el mundo de la ópera Maria Stuarda. En España, la retransmiten los cines Yelmo. Más información aquí: http://www.metoperafamily.org/metopera/liveinhd/international_locations.aspx

2 comentarios:

  1. meretrice abbietta ! lo adoptaré, espero no llegar a necesitarlo.

    ResponderEliminar
  2. Mientras no me lo llames a mí, puedes utilizarlo todo lo que quieras. Besos!!

    ResponderEliminar