11 de marzo de 2012

La dignidad del trabajo

Honoré Daumier, El vagón de tercera (1860-1863), Metropolitan Museum, Nueva York

Hoy vamos a ponernos serios con un cuadro y un aria que reivindican una vida y un trabajo dignos, un tema que por desgracia está de plena actualidad. Ambos pertenecen a la corriente del Realismo, que dejó de lado las leyendas que tanto gustaban a los románticos y utilizó el arte como elemento de denuncia social. Los personajes ya no eran nobles y guapos, eran gente normal y corriente, y las historias que se contaban eran sus miserias cotidianas.

El cuadro es del pintor y dibujante francés Honoré Daumier, que criticó duramente mediante sus obras las pésimas condiciones en que vivían las clases más desfavorecidas en el París de fines del XIX. El título de este cuadro, una de sus obras más famosas, es El vagón de tercera. Hombres, mujeres y niños viajan hacinados, con el agotamiento pintado en los rostros. Los tonos pardos contribuyen a realzar lo miserable de sus vidas.

La ópera tardó un poco más en hacerse realista, pero tampoco se quedó corta. En este caso se trata de la ópera más verista (realista) de Giacomo Puccini, Il tabarro, ambientada en unas barcazas a orillas del Sena. Luigi es un estibador que se ha enamorado de Giorgietta, la mujer de su jefe. Cuando éste se entera de que le están poniendo los cuernos, estrangula a Luigi con sus propias manos. En este breve fragmento, interpretado por Plácido Domingo, Luigi se queja amargamente de la dureza de su trabajo. ¿No os pone los pelos de punta?



Hai ben ragione, meglio non pensare,
Tienes mucha razón, es mejor no pensar,
piegare il capo ed incurvar la schiena.
agachar la cabeza y curvar la espalda
Per noi la vita non ha più valore,
La vida no tiene más valor para nosotros,
ed ogni gioia si converte in pena.
y toda alegría se convierte en pena.
I sacchi in groppa e giù la testa a terra!
¡Los fardos a la espalda y la cabeza hacia la tierra!
Si guardi in alto, bada alla frustata.
Si miras hacia arriba, cuidado con el látigo.
Il pane lo guadagni col sudore,
¡El pan lo ganas con el sudor,
e l’ora dell’amore va rubata!
y la hora del amor has de robarla!
Va rubata fra spasimi e paure
Robarla entre espasmos y miedos
che offuscano l’ebbrezza più divina
que ofuscan la embriaguez más divina.
Tutto è conteso, tutto ci è rapito
¡Todo se nos niega, todo se nos roba
la giornata è già buia alla mattina!
la jornada ya es oscura desde por la mañana!
Hai ben ragione; meglio non pensare,
Tienes mucha razón, es mejor no pensar,
piegare il capo ed incurvar la schiena.
agachar la cabeza y curvar la espalda.




No hay comentarios:

Publicar un comentario