24 de febrero de 2012

El misterioso inspirador de los sonetos de Shakespeare

Miniatura de Henry Wriothesley, tercer conde de Southampton, 1594, Fitzwilliam Museum, Cambridge

Habéis leído bien, amigos, "inspirador" no "inspiradora". De los 157 sonetos que escribió William Shakespeare, los 126 primeros tienen como tema principal el amor del poeta hacia un misterioso joven de belleza sin par. Los expertos no acaban de ponerse de acuerdo respecto a si se trataba de un amor platónico o cárnico, ni tampoco sobre la verdadera identidad de este Fair Youth (Bello joven). Y con la poca información que tenemos sobre la vida del escritor, me temo que seguiremos conjeturando hasta el final de los tiempos, a no ser que invoquemos al espíritu del bardo, le preguntemos a bocajarro y se digne a contestarnos.

Curiosamente, lo que más ríos de tinta ha hecho correr es la dedicatoria que se incluyó en la primera edición de los sonetos, publicada en 1609 por el editor Thomas Thorpe:

Primera edición de los sonetos de Shakespeare, 1609. A la derecha, la dedicatoria de la discordia

Y digo "curiosamente" porque ni siquiera está escrita por Shakespeare, sino por el editor, que la firma con sus iniciales T.T. (de hecho, es hasta probable que este tal Thorpe publicara los sonetos en plan pirata, sin permiso de su autor). Pues bien, según este texto-no-escrito-por-shakespeare, el libro estaría dedicado a "MR.W.H." que es el "ONLIE.BEGETTER" o único inspirador de los sonetos. Mister W.H. puede ser cualquiera y ni siquiera tenemos la certeza de que sea el mismo Fair Youth por el que suspiraba Shakespeare en los sonetos. Así todo, se han buscado candidatos que coincidan con estas iniciales.

El que tiene más papeletas, incluso si no tenemos en cuenta la dedicatoria, es Henry Wriothesley, tercer conde de Southampton (las siglas estarían al revés), que es el que podéis ver en la miniatura de ahí arriba. Tenía fama de ser un verdadero bellezón y coincide que, en esa misma época, era mecenas y amigo de Shakespeare (con o sin derecho a roce). Otro posible candidato es William Herbert, conde de Pembroke, también mecenas de Shakespeare, pero en años posteriores, y no tan agraciado físicamente.

Es un misterio que difícilmente se resolverá, pero a mí me gusta pensar que fue Southampton y cuando leo el soneto 20 (uno de los más polémicos en cuanto a posibles interpretaciones), y luego miro el rostro aniñado y algo afeminado de esa miniatura... pues como que me cuadra. 

Este es el soneto en cuestión, en el que Shakespeare juega sin reparos con la ambigüedad sexual describiendo al Fair Youth como un ser cautivador y andrógino. Abajo tenéis el texto original en inglés antiguo, con una traducción libre hecha por mí (soy tan chula que hasta me tomo la licencia de traducir a Shakespeare) y comentarios aclaratorios entre paréntesis. Y si ponéis en marcha el reproductor, podréis escuchárselo cantar a Rufus Wainwright, que hace que el soneto pase de ser una preciosidad a ser un puro delirio.



A woman's face with nature's own hand painted,
Hast thou, the master mistress of my passion;
A woman's gentle heart, but not acquainted
With shifting change, as is false women's fashion:

Tienes un rostro de mujer, pintado por la propia naturaleza (no por la cosmética), tú que eres dueño y dueña de mi pasión. Tienes el corazón gentil de una mujer, pero no voluble, como es habitual en ellas (comentario misógino, ejem).

An eye more bright than theirs, less false in rolling,
Gilding the object whereupon it gazeth;
A man in hue all hues in his controlling,
Which steals men's eyes and women's souls amazeth.

Ojos más brillantes que los suyos, menos falsos (en el sentido que pasan de un hombre a otro, ejem otra vez), que hacen brillar el objeto que contemplan. Un hombre en apariencia, que controla todas las apariencias (todos los demás le imitan), que roba el corazón de los hombres y fascina el alma de las mujeres.

And for a woman wert thou first created;
Till Nature, as she wrought thee, fell a-doting,
And by addition me of thee defeated,
By adding one thing to my purpose nothing.

Y en origen fuiste creado como una mujer, hasta que la naturaleza, mientras te modelaba, se embobó contigo y por añadido, me derrotó a través de tí, añadiendote una cosa que no me sirve para nada (con este juego de palabras de addition y adding, básicamente viene a decir que la naturaleza le puso pito).

But since she prick'd thee out for women's pleasure,
Mine be thy love and thy love's use their treasure.

Pero puesto que la naturaleza te escogió para el placer de las mujeres, que tu amor sea mío y el uso de tu amor sea el tesoro de ellas (el amor espiritual es para el poeta y el físico para las mujeres).

(*) Nota: Los sonetos ingleses de esta época estaban formados por tres cuartetos con rimas independientes: ABAB CDCD EFEF, y un pareado al final que funcionaba como moraleja o conclusión del poema.

Dedicado a Mr. F.F.
M.F.V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario