3 de enero de 2012

Ríete tú de Tarantino

François Dubois, La matanza de San Bartolomé (1576-1584), Musée Cantonal de Beaux-Arts, Lausanne

Este delicioso cuadro, lleno de sutiles y delicados detalles, representa una de las escenas más terribles que se vivieron en el París del siglo XVI: la matanza de San Bartolomé, que tuvo lugar la noche del 23 al 24 de agosto de 1572.

Esta masacre fue el episodio más sangriento de las guerras de religión que enfrentaron durante años a católicos y hugonotes (protestantes) en Francia. La familia real francesa era católica de pura cepa. Para calmar un poco los ánimos de la población, el rey Carlos IX decidió casar a su hermana Margarita de Valois (la famosa reina Margot) con Enrique III de Navarra, líder de los hugonotes. La ciudad estaba plagadita de herejes borrachos que seguían de juerga celebrando los esponsales. ¿Qué mejor momento para pillarles desprevenidos? La reina madre, Catalina de Medicis, azuzó a su hijo y a otros nobles católicos para hacer una limpieza religiosa que acabó como el rosario de la aurora (nunca mejor dicho).

Años después, Enrique de Navarra, que estaba deseando acomodar sus reales posaderas en el trono francés, no tuvo demasiados reparos en pasarse al enemigo, convirtiéndose al catolicismo con aquella cínica frase de "París bien vale una misa". Esta fue la inauguración oficial de la dinastía de los Borbones en Francia... gente de sólidos principios que no se vendería por nada.

Los fans de Tarantino podéis hacer clic en la imagen para ampliarla y regodearos un poco con los detalles gores del cuadro (la dama de negro que aparece al fondo revisando una pila de cadáveres no es otra que Catalina de Medicis).

No hay comentarios:

Publicar un comentario