Puedes suscribirte al RSS

Introduce tu Email

27 de octubre de 2011

Singing in the rain

Marga Fdez-Villaverde
O cómo pintar días lluviosos...

Por lo que parece, el primer viaje en tren de William Turner fue toda una experiencia para el artista. Tanto que, a pesar de que los pintores románticos odiaban representar cualquier cosa relacionada con el progreso, no pudo resistirse a pintar un tren a vapor cruzando un puente sobre el Támesis. Si el pobre hombre hubiese subido en AVE, no habría hecho otra cosa que pintar trenes toda su vida.
Clasificación: "Lluvia intensa"

Turner, Lluvia, vapor y velocidad (1844), The National Gallery, Londres

Este pintor impresionista francés, Gustave Caillebotte, pinta a una pareja de parisinos elegantes paseando tranquilamente por la calle... Vista la calma de todos los personajes, no debía llover mucho.
Clasificación: "Orbayo o calabobos"

Caillebotte, París en un día de lluvia (1877), The Art Institute of Chicago

Esta obra del pintor japonés Hiroshigue representa a unos pobres orientales a los que les ha pillado un chaparrón en medio de un puente. Lo mejor que te puede pasar cuando llueve, sin duda. Esta estampa japonesa le gustaba tanto a Van Gogh, que hizo una copia a su estilo titulada Japonaiserie: Puente bajo la lluvia.
Clasificación: "Putadilla"

Hiroshige, Lluvia repentina sobre Atake y el puente Shin-Ohashi (1856)
Brooklin Museum, Nueva York

Camille Pissarro nos muestra una vista de una calle de París desde el interior de su casa, la mejor forma de ver llover. El mayor reto de un pintor impresionista era crear obras diferentes a partir de un mismo paisaje, variando solamente las condiciones atmosféricas. 
Clasificación: "Míralos, pobrecitos, cómo se mojan" (con tono condescendiente)

Pissarro, Rue Saint-Honoré por la tarde. Efecto de lluvia (1897)
Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Inspirado por la lluvia, Renoir pintó esta abigarrada escena de chicas de negro con paraguas negros... ¿una convención de viudas, quizás? ¿Dónde se cree que va esa niñita tan cursi con el aro? La verdad es que tiene su mérito saber meter tanta gente en un marco tan estrecho. Utiliza el siempre efectivo recurso de colocar un personaje mirando al espectador (la chica de la izquierda), para conseguir meternos en la escena. Aunque la verdad es que aquí ya no cabe ni un alfiler...
Clasificación: "Tarde de lluvia en las Ramblas"

Renoir, Los paraguas (1883), The National Gallery, Londres

Marga Fdez-Villaverde / Historia del arte - Gestión Cultural

Autora de los blogs Harte con Hache y El cuadro del día. Organizo visitas a museos y exposiciones en Madrid e imparto cursos online sobre arte.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib