Puedes suscribirte al RSS

Introduce tu Email

22 de octubre de 2011

La pájara de Tamara Karsavina

Marga Fdez-Villaverde
Ilustración de Ivan Bilibin para El pájaro de fuego, 1899

El ballet L'oiseau de feu (El pájaro de fuego) fue la primera colaboración del empresario ruso Sergei Diaghilev con su compositor fetiche, Igor Stravinsky. La suya fue una relación de amor y odio, pero muy productiva. Stravinsky decía en sus memorias que trabajar con Diaghilev era "aterrador y tranquilizador a la vez". Las broncas podían llegar a ser monumentales, pero el resultado acababa siendo siempre excepcional.

Stravinsky compuso esta partitura para un pastiche de cuentos rusos que se les había ocurrido a Diaghilev y a sus amigos. Algunos de ellos, como Ivan Bilibin, ya habían hecho ilustraciones para este tipo de cuentos (es la imagen que tenéis justo arriba). En esta historia, un príncipe atrapa a una especie de mujer pájaro con poderes mágicos (el pájaro de fuego) y ella promete ayudarle si la deja de nuevo en libertad. Contra todo pronóstico, el chico no se enamora de la pájara, que es la que mejor baila, sino que se encapricha de una princesa bastante cursi y es la pájara quien le ayuda a vencer al mago malvado que la tiene prisionera. Este es a grandes rasgos el argumento del ballet.

Anna Pavlova en La muerte del cisne

El coreógrafo encargado del ballet era Mijail Fokine y había decidido darle el papel protagonista, el del pájaro de fuego, a la famosísima bailarina Anna Pavlova. Sin embargo, la Pavlova estaba muy chapada a la antigua y la música de Stravinsky le parecía imposible de bailar. Se negó en redondo a interpretar el papel, ella solo pajareaba cuando le tocaba hacer de cisne, y abandonó la compañía. Esto fue una oportunidad de oro para la adorable Tamara Karsavina, que pasó a convertirse en la bailarina principal de los ballets rusos de Diaghilev. A la Karsavina no le asustaban las novedades, se apuntaba a un fuego, nunca mejor dicho.

Tamara Karsavina en El pájaro de fuego

De los decorados y el vestuario se encargaron dos artistas rusos, Alexandr Golovin y Léon Bakst. A Léon Bakst, los críticos le consideraban "una mente enferma" (un salido, vamos) porque los vestuarios que diseñaba dejaban ver mucha carnaza. En realidad, Bakst era un artista típico del Art Nouveau, no mucho más salido de lo que podían estarlo Klimt, Mucha o Schiele.
 
Figurín para El pájaro de fuego de Léon Bakst, 1910
Tamara Karsavina y Adolphe Bolm en El pájaro de fuego

El pájaro de fuego se estrenó el 25 de junio de 1910 en el Teatro de la Ópera de París. Era la segunda temporada de la compañía en esta ciudad y el éxito fue arrollador.

Os dejo aquí un enlace a una representación completa del ballet interpretada por el Ballet Kirov. La música de Stravinsky evoca de forma magistral la atmósfera mágica del cuento, y es que hoy ya no nos suena tan moderna...


Marga Fdez-Villaverde / Historia del arte - Gestión Cultural

Autora de los blogs Harte con Hache y El cuadro del día. Organizo visitas a museos y exposiciones en Madrid e imparto cursos online sobre arte.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib