20 de marzo de 2011

La bella Suzanne

Suzanne Valadon

Marie Clementine Valade (1865-1938), hija de una lavandera y de padre desconocido, se trasladó a París con su mamá a la tierna edad de cinco años. Con sólo quince empezó a trabajar como acróbata en el circo, pero al año siguiente, una caída del trapecio que casi le cuesta la vida le hace replantearse su futuro profesional. Como era una chica mona y vistosa, decidió posar como modelo para algunos de los pintores de su barrio, Montmartre.

Posó para Renoir, Toulouse-Lautrec y Puvis de Chavannes. Cada uno la retrató a su estilo, como podéis comprobar en las imágenes siguientes, tuvo affaires con algunos de ellos y de todos aprendió. Porque Marie no se limitaba a mirar a las musarañas mientras la retrataban, iba absorbiendo como una esponja las técnicas y estilo de estos artistas. Al poco tiempo empezó a pintar también y su gran amigo Degas, impactado por la intensidad de sus dibujos, le animó a dedicarseen serio al mundo del arte.

Auguste Renoir, Baile en Bougival (1883), Museum of Fine Arts, Boston

Auguste Renoir, Mujer trenzándose cabello (1885), colección particular

Toulouse-Lautrec, La resaca (1887-1888), Fogg Art Museum, Cambridge, Massachusetts

Toulouse-Lautrec, Suzanne Valadon (1886-1887), Carlsberg Glyptotek, Copenhague

Es en esa época cuando decide cambiar de nombre. El culpable no fue otro que Toulouse-Lautrec, que parece que le dijo “tú, que posas desnuda delante de los viejos, deberías llamarte Susana”. Dicho y hecho, Marie pasó a ser Suzanne Valadon.

En 1883 nace su hijo Maurice. Se ha especulado mucho sobre quién era el padre biológico de la criatura, algo que ella siempre se negó a desvelar. El niño adoptó más adelante el apellido de un buen amigo de Suzanne, el pintor y periodista catalán Miquel Utrillo, uno de los asiduos de Els Quatre Gats en Barcelona. Aleccionado y educado por su madre, Maurice Utrillo se convirtió en un famosísimo pintor.

Suzanne Valadon y Maurice Utrillo

Suzanne tuvo en 1893 un intenso romance de seis meses con el músico Erik Satie, el padre de la música moderna. Tras su primera noche juntos, Satie le propuso matrimonio y ella rehusó. Cuando Suzanne le abandonó, Satie quedó completamente devastado (de hecho fue la única relación amorosa que se le conoce) y parece que dijo: "Elle ne me laissa rien à part une froide solitude qui remplit la tête avec du vide et le cœur avec de la peine" (No me deja nada, a excepción de una fría soledad que llena la cabeza de vacío y el corazón de pena).

Suzanne Valadon, Erik Satie (h.1892), MNAM Centre Georges Pompidou, París

En 1896, decidió sentar cabeza y se casó con el corredor de bolsa Paul Mousis. La vida burguesa no estaba hecha para ella, y a los tres años le abandonó por André Utter, un amigo de su hijo de 23 años, al que casi doblaba la edad. Suzanne no podía perder de vista a su hijo Maurice, que tenía serios problemas de alcoholismo, así que vivían los tres juntos, como una familia bien avenida, siendo el padrastro, en este caso, más joven que el hijo.

Suzanne Valadon, André Utter y Maurice Utrillo

Siempre fue una mujer independiente, libre y extravagante. Se cuenta que llevaba corsés de zanahorias, que tenía una cabra en su estudio para que se comiese los dibujos que no le gustaban y que los viernes alimentaba a sus gatos con caviar como “buenos católicos”. Como pintora era perfeccionista y meticulosa (podía trabajar hasta varios años en un mismo lienzo), utilizaba colores brillantes y marcadas líneas negras, con mucha influencia de los fauvistas.

Murió en París el 7 de abril de 1938. A su funeral acudieron muchos sus colegas y amigos, entre los que se encontraban Andre Derain, Pablo Picasso y Georges Braque. Entre sus cuadros, destacan La habitación azul y Adán y Eva. Los modelos para éste último son ella misma y su compañero André Utter y tiene el mérito de ser el primer desnudo masculino pintado por una mujer, aunque para poder exponerlo en el Salón de los Independientes parece que tuvo que añadirle con posterioridad una casta hoja de parra.

Suzanne Valadon, La habitación azul (1923), MNAM Centre Georges Pompidou, París

Suzanne Valadon, Adán y Eva (1909), MNAM Centre Georges Pompidou, París

No hay comentarios:

Publicar un comentario