29 de noviembre de 2010

Un pequeño gran artista

Henri de Toulouse-Lautrec en la playa de La Crotoy (1899)

Provocador, aristócrata, alcohólico, juerguista, una extraña mezcla de dandy y bohemio, amante y amado por las mujeres, lúcido, divertido, original, un magnífico dibujante y un documentalista minucioso del Montmartre de fines del siglo XIX. Henri de Toulouse-Lautrec fue todo eso y mucho más.

La consanguinidad de sus padres (primos hermanos), le impidió crecer más allá del metro y medio. Pero no estaba dispuesto a que la gente sintiese lástima de él y abandonó los lujos del castillo de su familia por el fascinante barrio de Montmartre, donde todo era válido, donde nadie se sentía rechazado y personas de todo tipo convivían con total naturalidad.

Enamoró a la bellísima Suzanne Valadon, musa de artistas, que intentó suicidarse cuando Henri se negó a casarse con ella. Vivió en el burdel de Rue des Moulins, donde inmortalizó a muchas de sus amigas prostitutas. Retó a un duelo a otro artista que tuvo la osadía de criticar a su querido amigo Van Gogh. Pero sobre todo, dedicó su corta vida a fotografiar con sus lápices y pinturas la vida nocturna de París, con sus cafés concierto, sus prostíbulos y sus cabarets.


Y como muestra, dos de las más famosas bailarinas del Moulin Rouge: La Goulue y Jane Avril.

Toulouse-Lautrec, La Goulue en el Moulin Rouge (1892), MOMA, Nueva York

Toulouse-Lautrec, Jane Avril-Jardin de Paris (1893), litografía

1 comentario:

  1. Esta buenisimo el blog!!, super pro, nolo conocia y por suerte lo conoci, me gustaria invitarte a conocer mi blog, http://conectaarte.blogspot.com/, y si queres podemos intercambiar enlaces, grandes saludos desde Uruguay

    ResponderEliminar