11 de noviembre de 2010

Reflexiones sobre el arte contemporáneo

"Cuando mira usted las primeras y toscas obras se limita a encogerse de hombros. Al contemplar el lote siguiente, rompe a reir. Pero las últimas acaban por provocar su ira. Y lamenta no haberle dado a un pobre el franco que le ha costado la entrada."
Reseña sin firmar publicada en el periódico La Patrie el 21 de abril de 1874 sobre la primera exposición impresionista, en la que se mostraban entre muchos otros, cuadros como estos:

Berthe Morisot, La cuna (1872), Musée d'Orsay, París

Claude Monet, Impresión, amanecer (1872), Museo Marmottan-Monet, París

Auguste Renoir, El palco (1874), Courtauld Gallery, Londres

Estas palabras nos parecen hoy en día una blasfemia. Son obras famosas que contemplamos con arrobo en los museos, sin que nos duela en el bolsillo pagar la entrada. Pero seguimos diciendo exactamente lo mismo de obras de arte actuales que no somos capaces de entender... Está claro que los artistas siempre han ido un paso por delante del público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario