Puedes suscribirte al RSS

Introduce tu Email

17 de septiembre de 2010

¡Tomemos la Bastilla! - Andrea Chenier

Marga Fdez-Villaverde
Giuseppe Borgatti, el primer Andrea Chenier

Después del descanso estival, hemos decidido romper el mutismo del blog con una serie de posts sobre la Revolución Francesa en el arte.

Una de las óperas más famosas ambientadas en la época de la Revolución Francesa es Andrea Chenier (1896) de Umberto Giordano. En ella se cuenta la vida del poeta revolucionario Andrè Chenier, un personaje real, al que guillotinaron en la etapa del Terror por no ser lo suficiéntemente revolucionario (en esa época las medias tintas no eran buenas). En la ópera, Andrea Chenier se enamora de una noble, Maddalena de Coigny, que es la que canta la famosísima aria La mamma morta. Como era de esperar, hay un barítono malo que también quiere acostarse con la chica y que aprovecha su poder para firmar la condena de Andrea Chenier. Al final, los dos amantes mueren juntos.

Si tuviese que escoger un fragmento de esta ópera de Giordano, me quedaría sin dudarlo con el aria Come un bel dì di maggio (Como un hermoso día de mayo), que canta el poeta en el último acto, cuando está encerrado en la prisión esperando la muerte. Es un "adiós a la vida" maravilloso. ¡A disfrutarlo!



Come un bel dì di maggio
Como un hermoso día de mayo
che con bacio di vento
que con el beso del viento
e carezza di raggio
y la caricia del rayo
si spegne in firmamento,
se apaga en el firmamento,
col bacio io d'una rima,
yo, con el beso de una rima,
carezza di poesia,
caricia de poesía,
salgo l'estrema cima
subo a la última cima
dell'esistenza mia.
de mi existencia.
La sfera che cammina
La esfera que camina
per ogni umana sorte
por toda suerte humana
ecco già mi avvicina
me acerca ya
all'ora della morte,
a la hora de la muerte
e forse pria che l'ultima
y, tal vez, antes de que mi última
mia strofe sia finita,
estrofa se acabe,
m'annuncerà il carnefice
el verdugo me anunciará
la fine della vita.
el fin de la vida.
Sia! Strofe, ultima Dea!
¡Sea! ¡Estrofa, última diosa!
ancor dona al tuo poeta
Dale aún a tu poeta
la sfolgorante idea,
la idea brillante,
la fiamma consueta;
la llama habitual;
io, a te, mentre
yo, a ti, mientras
tu vivida a me sgorghi dal cuore,
me brotas vívidamente del corazón
darò per rima il gelido
te daré por rima el gélido
spiro d'un uom che muore.
suspiro de un hombre que muere.

Marga Fdez-Villaverde / Historia del arte - Gestión Cultural

Autora de los blogs Harte con Hache y El cuadro del día. Organizo visitas a museos y exposiciones en Madrid e imparto cursos online sobre arte.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib