Puedes suscribirte al RSS

Introduce tu Email

12 de abril de 2009

Una Carmen sin voz

Marga Fdez-Villaverde
Probablemente Carmen sea una de las óperas más famosas de todos los tiempos. Cualquiera podría reconocer, como mínimo, dos o tres de sus archiconocidas melodías. Esta ópera, compuesta por Bizet en 1875, está basada en una novela de Prosper Merimée. Sin embargo, la versión operística logró eclipsar a la novela original.

La ópera de Bizet es tan, tan, tan famosa que en los inicios del cine se hicieron varias películas ¡¡¡MUDAS!!! sobre esta inolvidable femme-fatale y todas ellas basadas en la ópera de Bizet, más que en la novela del pobre Merimée. Una de las primeras películas es la Carmen de Cecil B. DeMille, de 1915, protagonizada por una cantante de ópera muy conocida en la época: Geraldine Farrar. Aunque, evidentemente, no eran versiones cantadas, lo habitual era que los músicos locales interpretasen las melodías de Bizet como acompañamiento durante la proyección.

Este es el final de la película de DeMille, con la guapísima Geraldine Farrar como Carmen. La gitana ha abandonado al bandolero Don José, su anterior amante, por el torero Escamillo. Don José, que sigue loco por ella y está dispuesto a recuperarla cueste lo que cueste, la sigue hasta la plaza de toros para tratar de convencerla. Pero Carmen es una mujer de armas tomar y prefiere morir antes que perder su libertad.


Vídeo de Pablojvayon

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib