Puedes suscribirte al RSS

Introduce tu Email

22 de enero de 2009

Aplaudidores profesionales

Marga Fdez-Villaverde
El oficio de aplaudidor profesional es tan antiguo como el de las plañideras. Desde la antigüedad era habitual pagar a profesionales para que aplaudiesen en los espectáculos públicos (de hecho, parece ser que el emperador Nerón fundó un escuela de aplausos). Esta costumbre, denominada claca, ha sido muy frecuente en la ópera.


En 1820 se abrió en París la primera agencia profesional de claca, llamada "L'Assurance des Succes Dramatiques", que envíaba a un chef de claque (jefe de aplausos) junto con su grupo de claqueurs (aplaudidores) donde pidiese el cliente. Había aplaudidores de distintos tipos:

Los tapageurs, que aplaudían enfervorizados.
Los pleurers, que olían sales para provocarse lágrimas de "emoción".
Los connaiseurs, que lanzaban sabias exclamaciones de aprobación.
Los bisseurs, que gritaban "¡otra! ¡otra!" para pedir repeticiones.
Los commisaires, que se estudiaban bien la obra y hacían comentarios durante los descansos.
Los rieurs, que se reían ruidosamente.
Los chauffeurs, que iban caldeando el ambiente, haciendo comentarios favorables antes y después de la función.

La lista de precios variaba, dependiendo del especialista que se quisiera contratar. Esta es una tarifa italiana de 1919:

Aplauso para la entrada de un caballero: 25 liras; para la entrada de una dama: 15 liras; aplauso ordinario durante la función: 10 liras; insistente: 15-17 liras según la intensidad; interrupciones con "Bene!", "Bravo!": 5 liras; un bis o repetición: 50 liras; entusiasmo desbordante: suma a discutir.

Hoy sigue siendo una práctica más o menos habitual... aunque los precios, evidentemente, han subido. ¿Sabe alguien dónde se apunta uno?

Marga Fdez-Villaverde / Historia del arte - Gestión Cultural

Autora de los blogs Harte con Hache y El cuadro del día. Organizo visitas a museos y exposiciones en Madrid e imparto cursos online sobre arte.

7 comentarios:

  1. No, no sé dónde se apunta uno... y me interesa! Quiero hacerme profesional!!

    ResponderEliminar
  2. Me apunto pero para recibir aplausos. Tarifas módicas. Se hacen descuentos por largas ovaciones. De regalo, un autógrafo de mi persona.
    Saludos de un alumno tuyo.

    ResponderEliminar
  3. Ummm.. interesante... Mira, si no quedo del todo muy bien, esto puedo hacerlo.. Lo he practicado en el Primavera CLub y en diferentes cumpleaños... Puedo Aplaudir!! Dónde hay que apuntarse??

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante... Pero falta algo. Hay que seguir tirando de la cadena. Y que hay de aquellos cuyo trabajo era controlar a los aplaudidores para saber cuanto pagarles o si habian cumplido eficientemente con su tarea? Eso si que tiene merito.

    ResponderEliminar
  5. Interesante artículo, aunque una vez más se pone de manifiesto la desigualdad por razón de sexo: ¿a santo de qué se pagaban 25 libras a un caballero y 15 a una dama por sus idénticos aplausos?

    ResponderEliminar
  6. Yo he hecho de publico para televisión (eso cuenta como una versión modernizada de esto?) basicamente te pagan por reirte y aplaudir...; No pagan mucho y a veces te dan un bocadillo y un refresco (cuando hay suerte)...es el típico trabajo para universitarios para sacarte unas pelillas...;
    Una página dnd tener inf:
    http://trabajo.practicopedia.com/trabajo/como-ser-publico-en-television-849

    ResponderEliminar
  7. ¿y cómo se llamaban los que abucheaban? la Callas no paraba de protestar diciendo que sus rivales se los enviaban costantemente

    ResponderEliminar

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib