Puedes suscribirte al RSS

Introduce tu Email

14 de octubre de 2008

Trato hecho

Marga Fdez-Villaverde
El otro día nos topamos con este cuadro en la National Gallery de Londres y aunque la calidad de la imagen deja mucho que desear, me gustaría explicaros brevemente la historia que cuenta.

Allá por la Edad Media, un temible lobo tenía aterrorizada a la pequeña ciudad de Gubbio. Cada dos por tres le daba por comerse a alguno de sus habitantes y nadie se atrevía a salir de las murallas. San Francisco de Asís, que estaba pasando unos días por allí, decidió solucionar el problema. Salió en busca del lobo y con un par de huevos bien puestos le espetó "lobo, no está nada bien que te comas a la gente, eso es propio de asesinos y malnacidos. Hemos decidido hacer las paces contigo, los gubbianos están dispuestos a alimentarte durante toda tu vida a condición que no te comas a ninguno más." Al lobo, lógicamente, le pareció buen trato y le dió la pata a San Francisco en señal de aceptación.

En este cuadro de Sassetta, pintado entre 1437 y 1444, a medio camino entre el renacimiento y el gótico, podemos ver el reguero de huesos y miembros amputados que ha dejado el lobo a lo largo del camino. Los habitantes de Gubbio contemplan la escena, el lobo y San Francisco se estrechan la mano-pata y el notario levanta acta del acuerdo. Deliciosamente ingenuo ¿verdad?

Sassetta, El lobo de Gubbio (1437-1444), National Gallery, Londres

Sassetta, El lobo de Gubbio (detalle). Clic en la imagen para agrandarla.


Marga Fdez-Villaverde / Historia del arte - Gestión Cultural

Autora de los blogs Harte con Hache y El cuadro del día. Organizo visitas a museos y exposiciones en Madrid e imparto cursos online sobre arte.

6 comentarios:

  1. me encanta como cuentas todas las historias. Qué pena no poder asistir a tus clases. A ver si el negocio te va viento en popa y hablamos de franquicias!

    ResponderEliminar
  2. No es cuestión de ingenuidad, sino de fe, que no viene mal tenerla. Precisamente era cualidad del Santo, entre otras muchas, tener una relación especial con los animales.
    Hay grandes biografías de San Francisco, se las recomiento a los ingenuos, a los demás supongo que no les interesarán.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo 1: Me encantaría montar franquicias... me lo apuntaré en la lista de tareas pendientes.

    Anónimo 2: Siento haberte molestado con mi forma de contar la historia, no pretendía herir sensibilidades. De todos modos, con lo de "ingenuidad" no me refería a la vida y milagros del santo, sino a la forma de representar la escena en el cuadro, con la ingenuidad típica de las representaciones de tipo narrativo del gótico o del primer renacimiento.

    ResponderEliminar
  4. Qué monada o "lobada" de historia. Una delicia, como siempre!
    Saludos desde Madrid,
    Julia

    ResponderEliminar
  5. aunque en el 1440 el renacimiento ya andaba por la mitad ¿no? (giotto llevaba cien años muerto)
    el cuadro tiene un aire bastante medieval
    lindo tu blog

    ResponderEliminar
  6. Hola Nací...
    A lo que me refiero con "a mitad de camino" es al estilo del cuadro, que sigue siendo bastante gótico, a pesar de la época. Gracias por pasarte por aquí!!!

    ResponderEliminar

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib